Sardinas

Inicio » Pescado azul » Sardinas

Sardina pilchardus, Walbaum 1792

Las sardinas son pescados azules y de agua salada, pez de carne deliciosa y odorífera.

También llamada sardina europea, es la única especie de su género,

Las sardinas son fuente de omega 3 y calcio, son un buen sustituto del salmón.

Igualmente, son un pescado muy común en los océanos Atlántico y Mediterráneo.

Como pedir sardinas en la pescadería

Cuando la adquirimos en una pescadería/supermercado le diremos al/a profesional que nos la prepare de la forma que nos convenga para su preparación en la cocina.

Sin tripa, para freírlas, asarlas, etc.

Sin cabeza y sin tripa, para freírlas, asarlas, etc.

Abiertas sin espina, sin cabeza y sin tripa, para albardarlas (a la romana), plancha, freír cerradas sin espina o asarlas.

Enteras para hacerlas a la brasa, espetos.

Están muy cerca de la base de la cadena alimenticia en el océano, siendo alimento para muchos depredadores.

filetes de sardina sin espina
Filetes de sardinas frescas

Como conservar las sardinas en casa

Se pueden conservar de diferentes maneras en casa, dependiendo si están frescas o enlatadas. Te invito a seguir estos pequeños consejos para conservarlas:

Sardinas frescas:

Si las compras frescas, debes mantenerlas en el refrigerador a una temperatura de entre 0 y 4º C.

Colócalas en un recipiente cerrado o en un plato, cubiertas con un trapo húmedo, para evitar que se sequen.

Cámbiales el agua que escurran cada día para evitar que se deterioren.

Se deben consumir en un plazo de 2 a 3 días.

Sardinas en lata:

Las sardinas enlatadas se pueden almacenar en un lugar fresco y seco, como un armario o una despensa.

Una vez abierto el envase, debes transferir las sardinas a un recipiente hermético y conservarlas en el refrigerador.

Es importante consumirlas en un plazo de 2 a 3 días después de abrirlas.

En ambos casos, es importante asegurarse de que las sardinas estén bien cubiertas con el líquido de gobierno (líquido que traen en la lata) y que no hayan estado en contacto con alimentos con un fuerte olor, ya que esto puede afectar a su sabor y calidad.

¿Es Bueno Congelar las Sardinas?

La respuesta corta es sí.

Congelar las sardinas es una excelente manera de preservar su naturalidad y nutrientes, especialmente cuando no se van a consumir inmediatamente.

Este proceso te permite disfrutar de sardinas fuera de temporada, manteniendo su calidad casi intacta.

Sin embargo, el método de congelación es clave para garantizar que tus sardinas conserven su textura y sabor.

Como congelar sardinas

Limpieza

Antes de congelar, es crucial limpiar las sardinas. Remuévelas de sus vísceras y lávalas bajo agua fría.

Secado

Sécalas cuidadosamente con papel de cocina para eliminar el exceso de agua.

Empaquetado

Envuélvelas individualmente, si son pequeñas puedes hacerlo en pequeños grupos, en bolsas de congelación.

Asegúrate de que estén completamente selladas para evitar quemaduras por congelación.

Etiqueta las bolsas con la fecha de congelación.

Al seguir estos pasos, puedes conservar sardinas en el congelador hasta por seis meses, siempre que la temperatura este por debajo de -21ºC.

Cómo Descongelar Sardinas en Casa

Planificación Anticipada: Descongelación Lenta

La forma más segura y recomendada de descongelarlas es en el refrigerador.

Este método requiere planificación, ya que necesitan tiempo para descongelarse lentamente, preservando así su textura y sabor.

Simplemente, saca las sardinas del congelador y colócalas en el refrigerador, idealmente en la parte baja para evitar contaminaciones cruzadas.

Este proceso puede tomar hasta 24 horas, dependiendo de la cantidad.

Descongelación Rápida de la Sardina: Baño de Agua Fría

Si tienes prisa, el baño de agua fría es una excelente opción para descongelar sardinas rápidamente.

Colócalas en una bolsa o envoltorio hermético para evitar el contacto directo con el agua.

Sumérgelas en un recipiente grande con agua fría, cambiando el agua cada 30 minutos para mantenerla fría.

Este método puede reducir el tiempo de descongelación a aproximadamente una hora o menos.

Una vez descongeladas, sécalas con toallas de papel para eliminar el exceso de humedad. Esto es esencial para asegurar que se cocinen correctamente.

Consejos de Seguridad Alimentaria

No es recomendable descongelarlas a temperatura ambiente, ya que esto puede promover la proliferación de bacterias.

Además, una vez descongeladas, cocínalas lo más pronto posible para garantizar su calidad organoléptica.

Descongelar sardinas correctamente es el primer paso para disfrutar de una variedad de deliciosos platos, desde sardinas al horno hasta innovadoras recetas en freidora de aire.  

Recuerda, la paciencia y el cuidado en la preparación pueden transformar las sardinas descongeladas en una experiencia culinaria memorable.

La sardina es un pescado azul poco contaminado

Sus niveles de sustancias contaminantes son prácticamente nulos.

Durante los meses de la época estival las aguas están más cálidas y el plancton abunda, al estar bien alimentadas tienen más grasa y, por lo tanto, más sabor y aroma.

Las artes de pesca que se utilizan para conseguir pescarlas son las redes de arrastre y las redes de cerco.

Pueden llegar a alcanzar hasta los 25 cm. de largo.

Tallas mínimas reglamentarias (centímetros)

Caladero

Nw, cantábrico, golfo de Cádiz 11
Canario 11
Mediterráneo 11
Fuente: BOE- Real Decreto 560/1995, de 7 de abril

Porción comestible

±700 gr. por cada kilogramo de producto fresco

Alérgenos

Pescado

Temporada

Época de captura legaltodo el año
Según criterios organolépticosjunio – octubre

Recetas de sardinas

Os dejo unas pequeñas sugerencias elaboradas por grandes cocineras.

Liliana Fuchs

Eva Arguiñano

Ramón Rotaeta

Karlos Arguiñano

Platos tipicos

Espeto de sardinas

El espeto de sardinas es una de las joyas culinarias de Málaga, una tradición arraigada en la cultura de la Costa del Sol que combina simplicidad con un sabor inigualable.

El arte de espetar sardinas y asarlas al aire libre frente al mar es una experiencia que define el verano en esta región de España.

El primer paso es seleccionarlas frescas

La mejor sardina, la capturada en el periodo comprendido entre la festividad de la Virgen del Carmen (16 de julio), patrona de los marineros, y la Virgen de la Victoria (8 de septiembre), venerada patrona de Málaga.

Es en esta época cuando alcanzan su punto óptimo de contenido graso, ese tipo de grasa saludable y esencial para nuestro bienestar, el Omega 3.

Se utilizan cañas de cañaveral para ensartar las sardinas

Estas cañas se cortan y se afilan en un extremo para poder atravesarlas fácilmente, estas cañas se denominan Espetones.

Nos recomiendan optar por espetones aún verdes, ya que su resistencia al calor evita que se consuman tan rápidamente como los espetones secos.

Al ensartar las sardinas, se las organiza meticulosamente, orientadas todas en la misma dirección.

De esta manera conseguimos una uniformidad en la cocción, asegurando que todas las sardinas se asen de manera homogénea.

Es una buena práctica introducir el espeto por el centro de la espalda de la sardina, emergiendo por el vientre, sin perforar la espina dorsal.

Si esta se rompiera, la sardina podría desmoronarse al estar sobre el fuego.

En este momento es cuando se salan, preferentemente con sal gorda

El asado de los espetos se realiza al aire libre

Habitualmente se hacen en una playa, depende de tu localización puedes probar otros lugares.

Cuidado con las normas locales con respecto a prender hogueras.

Se hace un fuego con leña, idealmente de olivo por el aroma que aporta, y se espera a que se forme una capa de brasas.

Una vez preparadas las brasas, se insertan cuidadosamente las cañas que sostienen las sardinas en la arena, orientadas hacia el fuego evitando el contacto directo con las llamas.

Este método de cocción asegura que las sardinas se cocinen de forma lenta, permitiéndoles impregnarse del característico aroma ahumado de la leña, al tiempo que asegura una cocción homogénea por todo el pescado.

Las sardinas se asan aproximadamente durante unos 5 minutos por cada lado.

Valor Nutricional

Información nutricional de 100 gr. de producto comestible de sardina

Energía585 KJ / 140 kcal
Grasas7,5 g
Hidratos de Carbono<1 g
Azucares0 g
Proteínas18 g
Sodio120 mg
Agua (humedad)74,4 g
Fuente: Base de Datos Española de Composición de Alimentos

Los datos son de índole aproximado y no deben tratarse con fines medicinales.

Preguntas frecuentes

¿Las sardinas en lata engordan?

las sardinas en lata son una opción nutricionalmente saludable, que ofrece varios beneficios sin contribuir necesariamente al aumento de peso cuando se consumen como parte de una dieta equilibrada.

¿Se pueden comer las espinas de las sardinas?

Comer las espinas de las sardinas no solo es seguro, sino también beneficioso para la salud, ya que son una excelente fuente de calcio, mineral esencial para el mantenimiento de los huesos.

¿Cuál es la mejor temporada para comprar sardinas frescas en la pescadería?

La mejor temporada para comprar sardinas frescas en la pescadería es durante los meses de verano, concretamente en los meses de julio, agosto y principio de septiembre. Durante este período, las sardinas alcanzan su punto máximo de grasa, lo que las hace especialmente sabrosas y jugosas.

¿Cómo puedo saber si las sardinas están frescas?

Fíjate en el olor (deben oler a mar, no a pescado fuerte), en sus ojos (deben ser claros) y en su piel (debe ser brillante).

¿Cuáles son los métodos más populares para cocinar sardinas?

– A la plancha
– Al horno
– Asadas a la parrilla o en espeto
– Escabechadas
– Fritas
– Marinadas en crudo
– Y por supuesto, en conserva.


Para explorar las temporadas de los diversos tipos de pescados y mariscos, te invito a acompañarme en:

El pescado azul ayuda a mantener alto los niveles de colesterol bueno (HDL) y a disminuir los niveles de colesterol malo (LDL), de esta manera contribuye a limitar la incidencia de enfermedades cardiovasculares.