Gallo


Lepidorhombus whiffiagonis (Walbaum, 1792)

El gallo, un pescado de agua salada que se clasifica como pescado blanco.

Una especie que no solo deleita los paladares más exigentes, sino que también aporta un toque único a nuestra cocina.

Debido a su elevado valor en los mercados, esta especie rara vez se destina a la congelación.

Cómo pedir gallo pescado en el mar

Cuando vayas a la pescadería, no te cortes en pedir consejo.

Un/a buen profesional sabrá orientarte sobre la frescura y calidad del gallo.

Puedes pedirlo entero eviscerado para ponerlo a la plancha o en el horno.

Pídelo en filetes sin piel o con piel para la plancha o para freírlo.

También te lo pueden trocear, hacer rodajas con espina para pasarlo por la plancha, el horno o simplemente freírlo, una delicia marina para el disfrute de toda la familia.

Gallo pescado blanco sobre hielo
Gallo pescado (Lepidorhombus whiffiagonis)

Cómo conservar el gallo en casa

Una vez en casa, ¿qué hacemos con nuestro gallo?

Para mantenerlo fresco, guárdalo en la parte más fría de la nevera.

Así, te aseguras de que se mantenga en óptimas condiciones hasta que decidas cocinarlo.

Si no vas a consumirlo en el día tápalo con un trapo húmedo para evitar que se seque.

Procura no almacenarlo en la nevera más de dos o tres días después de su compra.

Es una buena práctica congelar el gallo pescado en el mar

Congelar el gallo es una buena práctica si quieres aumentar su vida de consumo y manteniendo la máxima calidad posible.

Este proceso también contribuye a la seguridad alimentaria, ya que un beneficio importante de la congelación es su capacidad para eliminar parásitos potencialmente presentes en el gallo.

Antes de congelar el gallo es importante limpiarlo adecuadamente.

Esto incluye eviscerarlo, quitarle las escamas y, si lo prefieres, también puedes quitarle la cabeza y la cola, este trabajo te lo hará el/a profesional si se lo pides.

Así mismo, también puedes cortarlo en filetes o dejarlo entero, según tu preferencia

Seca el pescado con un trapo o con toallas de papel para eliminar el exceso de humedad.

Esto ayuda a prevenir la formación de cristales de hielo que pueden afectar la textura del pescado.

Usa envoltorios aptos para la congelación, como bolsas de plástico para congelador o papel film.

Marca el pescado con la fecha en que fue congelado.

Esto te ayudará a llevar un control de cuánto tiempo lleva congelado el pescado.

El gallo puede mantenerse congelado durante aproximadamente de 3 a 6 meses.

No olvides que cuanto menos tiempo lo tengas en el congelador mejor mantendrá sus propiedades.

Recuerda que la calidad del pescado congelado dependerá en gran medida de su frescura en el momento de la congelación.

Siempre es mejor congelar el pescado lo más fresco posible. Cuando decidas consumir el pescado, descongélalo en el refrigerador y no a temperatura ambiente. Esto ayuda a mantener la calidad y reduce el riesgo de crecimiento bacteriano.

Cómo descongelar el gallo pescado en el mar

En la nevera

La forma más segura y recomendada para descongelar cualquier alimento congelado, incluyendo el gallo, es realizar el proceso lentamente en el refrigerador.

Para ello, simplemente coloca el gallo en un recipiente para evitar que los jugos se derramen y colócalo en la nevera.

El tiempo de descongelación dependerá del tamaño de la porción, generalmente toma varias horas.

Con agua fría

Otra alternativa eficiente es mantenerlo bajo un flujo constante de agua fría.

Este proceso acelera la descongelación y, en la mayoría de los casos, solo tomará unos minutos para que el gallo esté listo para cocinar.

No olvides secarlo bien antes de cocinarlo, sobre todo si lo vas a freír.

Con el microondas

También es posible descongelar el gallo utilizando el microondas, aprovechando su función de descongelación.

Para ello hay que seguir las instrucciones del fabricante para prevenir que el pescado se cocine de manera accidental durante el proceso de descongelación.

Personalmente, esta es la opción que menos prefiero debido a que puede afectar la textura del pescado si no se maneja con precaución.

Dejar el gallo fuera del refrigerador para que se descongele genera un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria.

Pescado pleuronectiforme

Nacen como cualquier pececillo, con un ojo a cada lado de la cabeza, nadando verticalmente como el resto de los peces.

Y aquí viene lo interesante: a medida que crecen, ¡zas!, uno de los ojos empieza un viaje increíble.

Se mueve, se desplaza, se arrastra literalmente hacia el otro lado de la cabeza. Es como si tuviera vida propia.

Esta migración ocular es un verdadero espectáculo de la naturaleza. Al final, ambos ojos terminan del mismo lado de la cabeza, y el pez empieza a nadar de lado.

El lado ciego de estos peces generalmente presenta un tono crema, en contraste con el lado ocular (superior), que tiene la asombrosa capacidad de adaptar su coloración al entorno en el que se encuentran.

Esta habilidad camaleónica les permite mimetizarse a la perfección con su hábitat, convirtiéndose en maestros del disimulo en el fondo marino.

Talla mínima de captura del gallo pescado en el mar

Porción comestible del gallo de mar

40 gr. por cada 100 gr. de producto comestible.

Alérgenos

Pescado

Temporada de captura del gallo pescado en el mar

Como cocinar el gallo pescado en el mar

El gallo de mar es una delicia culinaria que merece un lugar destacado en la cocina. Este pescado, apreciado por su carne blanca, firme y de sabor suave, ofrece una versatilidad increíble para los amantes de la buena mesa.

Sugerencias de preparación del Gallo de Mar

Frito:

El gallo de mar frito es un clásico.

Rebozado con harina o con una mezcla de pan rallado y especias, ofrece una textura crujiente por fuera y tierna por dentro.

Al Horno:

Cocinar el gallo de mar al horno es una opción saludable y sencilla.

Se puede adobar con hierbas, ajo y un toque de aceite de oliva, y hornear hasta que esté dorado y jugoso y si ya le pones unas patatas panadera, la experiencia será fabulosa.

A la Parrilla:

Para los días de verano, el gallo de mar a la parrilla es excepcional.

Marinarlo previamente en una mezcla de aceite de oliva, limón y hierbas realzará su sabor.

En Salsa:

El gallo de mar en salsa ya sea de tomate, al vino blanco o con crema, es otra forma exquisita de disfrutar de este pescado.

Ideas diferentes para preparar el gallo pescado en el mar

– Ceviche de Gallo de Mar:

Cortar los filetes en cubos y marinarlo en jugo de limón fresco con cebolla, cilantro y chile, Este plato ofrece una opción ligera y refrescante. (no olvidar congelar el pescado).

– Gallo de Mar al Estilo Mediterráneo:

Combinar los filetes con tomates cherry, aceitunas, alcaparras y un toque de vino blanco, cocinado al horno.

Este plato trae sabores mediterráneos a tu mesa.

No conviene sobrecargar el pescado con demasiados condimentos. La simplicidad a menudo realza su sabor natural.

Ten cuidado de no cocinarlo en exceso, ya que la carne puede volverse seca y dura.

Errores comunes al cocinar el gallo pescado en el mar y como evitarlos

Platos tipicos con gallo pescado en el mar

Valor nutricional del gallo pescado en el mar

Volver a pescado blanco

Para explorar las temporadas de los diversos tipos de pescados y mariscos, te invito a seguirme en: