Bígaros

Inicio » Mariscos » Bígaros

Littorina littorea, Linnaeus 1758

Los bígaros son moluscos gasterópodos que habitan en agua salada.

También se le conoce como caracolillo o caramuxo.

Totalmente apto para el consumo humano, su carne ofrece una exquisitez única con un inigualable matiz de sabor marino, resultado de su exclusiva alimentación a base de algas marinas.

Con un contenido graso del 1,5% y una riqueza notable en hierro, se convierten en una elección recomendable para dietas enriquecidas en este mineral.

Cómo comprar bígaros

Comprar bígaros, también conocidos como caracolillos, puede variar según tu ubicación y la disponibilidad local.

Visita una pescadería

Dirígete a tu pescadería favorita y pregunta al personal si tienen bígaros frescos.

Es importante que estén vivos al momento de la adquisición.

Pregunta sobre el origen

Si es importante para ti conocer el origen de los alimentos que consumes, pregunta al vendedor de dónde provienen.

La mayoría de las personas prefieren mariscos locales y sostenibles.

Compra la cantidad deseada

Decide cuántos deseas comprar.

La cantidad dependerá de tus necesidades y de la receta que planees preparar.

Solicita consejos de preparación

Si eres nuevo en la cocina de bígaros, no dudes en preguntar al vendedor sobre cómo prepararlos. Pueden ofrecerte consejos sobre la limpieza, la cocción y las recetas.

Recuerda que su disponibilidad puede variar según la región y la temporada.

Si no los encuentras en tu área, es posible que quieras buscar en tiendas en línea que se especialicen en productos del mar o considerar comprarlos en mercados de mariscos en línea.

Cómo conservar los bígaros en casa

Temperatura adecuada

Ajusta la temperatura del refrigerador a alrededor de 4°C.

Esta temperatura ayudará a mantenerlos vivos.

Humedad controlada

Los bígaros necesitan cierta humedad para mantenerse vivos.

Coloca una toalla húmeda o un paño en la parte superior del recipiente para mantener la humedad adecuada.

Los bígaros se pueden mantener en el refrigerador hasta 2-3 días después de su compra.

Cómo cocer bígaros

Antes de cocinarlos, asegúrate de limpiarlos bien y desecha cualquiera que esté roto o muerto.

Para limpiarlos puedes ponerlos debajo del grifo, con agua fría, para quitarles arena u otras impurezas.

Llena una olla con agua y añade sal (la proporción suele ser de 60 gr, de sal por cada litro de agua).

Algunas personas también añaden una hoja de laurel o un poco de limón para aromatizar, a mí me gusta sin nada.

Añade los bígaros en el agua fría, recuerda, el marisco vivo se echa siempre en agua fría.

Cuando el agua llegue a ebullición deja que los bígaros hiervan durante unos 2 o 3 minutos.

Una vez cocidos, escúrrelos y déjalos enfriar.

Los bígaros se suelen servir fríos, acompañados de palillos para extraer la carne del interior de la concha.

Bígaros se mueven por el hielo y suben por una pared blanca.
Bígaros (Littorina littorea) trepando la pared

Los bígaros son moluscos univalvos

Los también llamados caracolillos, son muy apreciados en diversas culturas culinarias, especialmente en Europa.

Se alimentan principalmente de algas que raspan de las rocas.

Esta dieta simple contribuye a su sabor único cuando se consumen cocidos.

Son una fuente de proteínas baja en grasa y rica en minerales como el yodo y el zinc, lo que los hace no solo deliciosos sino también nutritivos.

La recolección de bígaros se considera sostenible. Su abundancia y rápida tasa de reproducción hacen que su extracción tenga un impacto menor en el ecosistema marino.

Una característica notable de los bígaros es su capacidad para resistir condiciones ambientales extremas. Pueden sobrevivir tanto en zonas sumergidas como expuestas al aire, tolerando variaciones de temperatura y salinidad.

Los bígaros no son solo un manjar delicioso, sino también una especie fascinante desde el punto de vista biológico y ecológico.

Su presencia en nuestras costas es un recordatorio de la rica biodiversidad de mares y océanos.